Andar con las manos

Martes, 19 Agosto   

Para poder hacer lo que suena como una proeza, pero que no es tal, hay que poner los pies juntos y, tras inspirar profundamente, flexionar la cintura hacia delante, espirando despacio, hasta tocar el suelo con las palmas de las manos, de modo que queden delante de los pies.

Inspirando de nuevo, pero de forma suave, comenzar avanzar tanto como sea posible sobre las manos, sin mover los pies para nada y manteniendo las rodillas sin flexionar.